11 opiniones en “Koan Zen”

  1. Hace “plas”. Lo sé porque sé hacerlo, sí, como Bart Simpson. Lo ví de pequeño y dije, yo también quiero, y con práctica y técnica se consigue.

  2. Esto me recuerda a esa otra pregunta:
    ¿Hace ruido un arbol al caer en un bosque en el que no hay nadie?

  3. Je.. si es que no sois pacientes ni nada..

    Claro que cogi el post de la casa giratoria, me gustó y lo puse aqui para que los que me leyeran pusieran sus opiniones, después pensaba poner la explicación tuya Angel y hacer la correspondiente cita y trackback porque si lo ponía en el primer post pues no tenía gracia ¿entendeis? 🙂 No lo hice a mala fe

    corsaria, ¿tu cuantos blogs lees macho? Estás siempre en todo! xD

    Ahora creo que ya no pondré el segundo artículo que pierde la gracia .. 🙁

  4. No hay ningún problema, y tu explicación tiene toda la lógica. Efectivamente, el segundo post lo explica y entiendo que quisieras mantener la atención, como hice yo. En cualquier caso, si no lo vas a publicar ya, (aunque puedes hacerlo, si quieres) aquí va el enlace a “Preguntas sin respuesta”:
    http://www.lacasagiratoria.com/archivos/2005/05/17/preguntas-sin-respuesta.php
    Tu blog me ha gustado mucho, creo que te lo has currado un montón. Casi que siento que entre Corsaria y yo te hayamos estropeado la secuencia. Al fin y al cabo, este koan es archiconocido en el mundo zen. No lo he inventado yo.
    Un abrazo, y encantado de haberte conocido, aunque sea en estas circunstancias, pero bueno, todo vale si al final descubro un buen trabajo como el tuyo. 🙂

  5. No digas esas cosas Ángel que me sonrojo.

    Ya no pongo otro post que no tiene gracia, pero dejo el enlace 🙂 Y gracias por los alagos pero no se merecen 😉

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *