Hoy nos hemos proclamado campeones de Europa gracias a un golazo de Torres (lo único que hizo) en la mitad de la primera parte. Esa buena suerte que hemos tenido marcando el gol no me ha acompañado hoy a mí mismo. Os explico, yo salgo después de acabar de partido de la cervecería donde estábamos y nos vamos a la Plaza da Ferrería a montarla un poco, tal es la suerte que tengo que empiezo a saltar y en el segundo salto me clavo un culo de botella roto en la planta del pie, por lo que me ví sangrando en plena celebración.

La solución, simple, ir al ambulatorio a que me hicieran alguna cura o algo. Al final, 4 puntos en la planta del pie que tiran muchísimo y semana y media a antibióticos. Lo que más me fastidia es no poder celebrar la Eurocopa, otro año será.

P.D: mañana pondré fotos para que veais que bonito es mi corte.