Los Mundos de Coraline (2009)

coraline_movie_logo_
El otro día que tenía un poco de tiempo libre entre estudio y estudio me puse a ver ‘Los mundos de Coraline‘ una película reciente que me pintaba muy bien.

Me pintaba muy bien porque venía precedida de dos ideas, estar basada en un libro de éxito mundial de Neil Gaiman y estar dirigida Henry Selick, director de Pesadilla antes de Navidad. Y aunque esto último no suele ser una garantía, el aspecto mezcla de stop motion y animación que mostraban los trailers hizo que me decidiera a verla.

Los mundos de Coraline‘ cuenta la historia de una niña llamada Coraline (que no Caroline) que al mudarse a unos nuevos apartamentos descubre una puerta muy pequeña que da a un mundo diferente, donde sus padres son más divertidos, sus vecinos son personas fantásticas y siempre hay comida rica en la mesa Ese mundo solo tiene dos problemas, que todos tienen botones en vez de ojos, y que su nueva madre insiste demasiado en que se quede ahí para siempre.

La película está bien, y aunque la historia es muy simple y para niños pequeños, no la recomendaría para edades tempranas, ya que pueden volver bastante asustados del cine (sobre todo con los personajes con botones en vez de ojos, que dan algo de grimilla). Me recordó ligeramente a los cuentos originales de los Hermanos Grimm y bueno, aunque es bastante obvio, se nota que la película bebe bastante de ‘Pesadilla antes de Navidad’, sobre todo en su fotografía y música (¿se dice fotografía cuando es de una película de animación?)

En definitiva, ‘Los mundos de Coraline’ es una película entretenida que te va a hacer pasar un buen rato, y si eres un enamorado de las técnicas de animación, te vas a enamorar de cómo está hecha la película.

Lo mejor: la animación mezcla de stop motion y 3D y los personajes de Coraline y el amigo.
Lo peor: la historia es un poco simple y predecible. A mí los personajes con botones en los ojos me dieron mucha grima.

  1. En el libro, no era una puerta muy pequeña, sino una gran puerta en medio del salón, que cuando la abría la madre daba a una tapia, y cuando la abría Coraline, daba a una bruma densa y humeda, no a un tunel colorista y superchachiguay…

    Y la animacion supermaravillosa y colorista no se parece nada a lo que Dave Mckean (ilustrador de la mayoria de cosas hechas por Gaiman) dibujó para el libro…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A continuación:

El (cable)módem fantástico

El (cable)módem fantástico