Image Hosted by ImageShack.us

Llevo más de diez años en Internet. Mis comienzos en la red fueron como los de todo adolescente de aquella época, nos pasábamos horas en el IRC (chat para los no iniciados) y raramente visitábamos páginas web salvo para buscar información para trabajos o leer alguna noticia. Recuerdo con cariño aquellos años, pasé mucho tiempo ayudando a gente en asuntos de informática e Internet en el canal #Ayuda_Internet del IRC-Hispano, allí conocí a gente estupenda y me formé de alguna manera como persona que le interesaban las nuevas tecnologías. Quizás me pasé demasiado tiempo en el IRC después de unos años, pero eso es otra historia.

Lo que quería comentar es que recuerdo en aquellos años como todo le mundo era muy reticente a enseñar su cara, a enseñar como era, que edad tenía y demás. Yo mismo era el primero que no enviaba ninguna foto debido a que no me gustaba que la gente que conocía poco o con la que no hablaba demasiado supiera que tenía menos de 20 años, me gustaba pasar por alguien experto con conocimientos de informática (aunque luego era muy divertido ver como se sorprendían al saber mi edad).

Ahora todo ha cambiado, la gente sube sus fotos al Tuenti, Facebook o Fotolog ningún pudor, los avatares con nuestra cara real tanto en servicios como Twitter o de mensajería instantánea superan a los que solo tienen imágenes. Y ahora es tan normal que haya fotos de uno mismo en todos los lados que hasta me he oído pensar a mí mismo cosas como “Joer, este David quien era… ¿por qué no tiene su foto de avatar?”

¿Qué ha cambiado? Pues aunque las cosas han cambiado poco desde aquellos tiempos del IRC (mirándolo objetivamente), creo que todo ha sido por las nuevas generaciones. Las generaciones que vinieron (vinimos) detrás aceptaron las nuevas tecnologías como suyas, hace tiempo que deshechó la idea de la persona asocial que se refugia en el teclado (solo hay que ver eventos como el Evento Blog España que reúne cada vez a más gente) y nos gusta saber con quien hablamos por muy parecido a un ciervo que sea, ya que todos somos personas, con un teclado delante, pero personas: