Esperando el aire

Esperando el aire
Esperando el aire

Como ya os dije hace tiempo, estoy aficionándome bastante a la fotografía. En los últimos días he hecho bastante salidas para fotografías, a veces con gente, otras veces solo y la verdad, es que cada vez me apasiona más.

Uno de los motivos por los que más me está apasionando es por ser totalmente digital. No me entendáis mal, lo analógico tiene su gracia y su aquel, pero cuando echaba fotos con la analógica me costaba muchísimo hacerlo, ya que tenía una limitación en los disparos debido a los carretes y a lo caros que salían revelarlos. Con la digital, obviamente, esto no pasa, por lo que puedo probar muchas cosas y avanzar mucho más rápido.

Otra cosa que me atrae mucho de la fotografía digital es poder colgar las fotos en la red para que la gente pueda verla y criticarla. Sí, me gusta que me critiquen, porque eso quiere decir que la foto les ha dicho algo (malo o bueno) y me ayuda así a avanzar en la técnica. Últimamente estoy colgando muchas fotos en mi flickr, pero como creo que muchos no os pasáis por allí, comparto hoy esta captura con vosotros.

Le he puesto de título Esperando el aire, porque es un niño que encontré en Vilanova de Cerveira (Portugal) que estaba esperando a que el castillo hinchable estuviera a pleno rendimiento para poder jugar con él. Me gusta su mirada impaciente y expectante, con todo lo que transmite.

Me atrae bastante la fotografía urbana y social, la de captar el momento único que pueda transmitir algo al que la ve ¿por qué? Pues porque soy de la opinión que una puesta de sol o un edificio siempre va a estar ahí para poder capturarlo, pero una escena encontrada en la calle es única, y poder capturar ese momento me parece maravilloso.

  1. También me gusta la fotografía digital, como dices es salir a disparar, probando y aprendiendo… y si usas batería o pilas recargables, lo único que gastas es algo de electricidad y tiempo, pero uno se la pasa de pelos.
    por cierto el pequeño de la foto me recordó a un ahijado, tiene más o menos el mismo color de pelo, más o menos el mismo perfil y algo de su postura…
    Yo evito publicar fotos de personas…especialmente de niños, por los temores que algunos sufren con ello.

  2. Sí. Definitivamente me gusta más la fotografía espontánea que los «escenarios», ya sabes, vestidos para parecer obras de arte en sepia.

    Mucho mejor este niño, con ese corte de pelo que todos alguna vez hemos llevado, y esa chaqueta… Recuerdos, carajo que sí.

    Llego aquí por casualidad, pero tal vez vuelva. Sí.

    Sólo una cosa. En lo sucesivo estaría cojonudo que permitieras enlazar a un photobucket o algo donde se pudieran ver las fotografías a tamaño generoso. Porque la idea general ya se ve pero a menudo uno se queda con ganas de ponerse una foto a plena pantalla para perderse, meterse en tu piel y, así, decidir si la foto es emocionante o no.

    Por cierto, muy interesante la entrada de la iluminación Rembrandt. Muy instructiva, sí señor.

    Sigue con ello. 🙂

  3. Samuel, muchas gracias por el comentario, ha sido genial 🙂

    En cuanto a tener las fotos en mayor tamaño, en mi Flickr (enlazado abajo a la derecha en la barra) tienes las fotos que voy haciendo. La del niño en concreto la puedes ver siguiendo este enlace. Espero que a mayor tamaño tampoco te decepcione 🙂

  4. Sí. La verdad es que poco después de darle al ENTER ya me di cuenta de lo del flickr y toda la pesca, pero gracias de todos modos.

    Por cierto, la única pega en verla a full sería que el foco no está ajustado en el niño sino que parece que coge más bien lo que sería el castillo inflable. Pero nada, un detallito…

    Me gustan mucho también la foto del mercado (aunque adulterada…) y, por encima de las demás, la del hombre que dormita en el bar. Sí.

    Sin retocar, ni preparar, ni desenfocar ni hostias. Esa sí que es tal como suena.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A continuación:

El discurso de Alex de la Iglesia en los Goya 2011

El discurso de Alex de la Iglesia en los Goya 2011