Lores celebrando la victoria

Hoy es un día para celebrar en la ciudad de Pontevedra. Mientras en el resto de España se ha redirigido el voto hacia los partidos minoritarios o se ha utilizado como voto de castigo hacia el PSOE por la crisis, en Pontevedra los ciudadanos han sabido diferenciar entre unas elecciones municipales y unas generales y han votado al partido que se lo merecía, el Bloque Nacionalista Galego, y han castigado al que no se interesó por la ciudad, el PSOE.

Para el que no lo sepa, el Concello de Pontevedra ha quedado repartido entre el Partido Popular con 11 escaños, el BNG con también 11 escaños y el PSOE con 3. De estos resultados se pueden sacar varias conclusiones:

  • El Partido Popular ha perdido en Pontevedra. Y ha perdido porque 2.000 pontevedreses han decidido no votarle ya que Telmo Martín no era el candidato adecuado para ellos. ¿Por qué? Pues seguramente por dos razones, la primera es por ser Telmo un constructor que ha estado envuelto en casos de corrupción urbanística y la segunda, que su propuesta para Pontevedra era de todo menos irreal, y eso lo han sabido ver los pontevedreses.
  • El BNG ha arrasado en estas elecciones. Ha recuperado los votos perdidos en la anterior votación y ha ganado muchos más, convirtiéndose en el adversario para el Partido Popular, ya que se han quedado únicamente a 114 votos de Telmo y compañía. ¿Cual ha sido la razón de esta subida? Pues seguramente la caída del PSOE y el buen hacer de Lores, y es que el alcalde nacionalista no ha tenido ningún escándalo y aunque lleva 12 años gobernando, ha convertido a Pontevedra en una ciudad de verdad.
  • El PSOE se hunde aún más en Pontevedra. Si en las elecciones pasadas había subido bastante por la crisis del BNG, en estas elecciones se han dado un batacazo electoral. ¿La razón? Pues la primera es sin duda el estado del partido a nivel nacional y la segunda, y para mí más importante, es la elección de Louro como candidato. A la candidatura de Louro le ha pesado muchísimo la personalidad de su candidato (hombre de partido, no protagonista) y el abandono de Teresa Casal, una política bastante apreciada entre los pontevedreses que se dejó de lado por sus ideas “revolucionarias” para la ciudad.

¿Y el resto de partidos? Pues cabe que destacar a la subida de Esquerda Unida, propiciada seguramente por el efecto #15M y también a POAL, que ha fracasado estrepitosamente después de que las encuestas les dieran hasta dos concelleiros, se ve que a los votantes no les ha convencido la propuesta localista. Y es que unas elecciones no se ganan sólo teniendo amigos.

Los resultados completos de las elecciones en Pontevedra los podéis encontrar en la página del ministerio. Vale la pena echarles un vistazo y analizarlos detenidamente.