El año pasado os contaba como me iba a pasar todo el verano trabajando de monitor de campamento. Como el año pasado no tuve suficiente con cuatro campamentos este año vuelvo otra vez, pero le restamos uno y me quedo en tres campamentos, ya que los nuevos exámenes de julio me impidieron ir la primera quincena.

Aparte de tener un campamento menos este año hay más novedades, y es que voy con un equipo un poco nuevo y cambio Sada por Vilanova de Arousa, es decir, el Campamento de Gandarío por el Campamento de As Sinas. Más cerca de casa y en un lugar que conozco más, cosa que me agrada. Lo del equipo nuevo el año pasado me tiraría para atrás, pero la verdad es que pinta muy bien así que no creo que vaya nada mal.

Así que aunque el blog lleva a medio gas bastante tiempo, ahora se le va a acabar la gasolina del todo, ya que estaré más centrado en trabajar con las bestias hormonadas que pendiente de esto.

Aunque quien sabe, quizás entre docena y docena me paso por aquí para decir algo. Si no es asi, pasad un feliz verano, yo lo intentaré aprovechar al máximo.

P.D: Y si alguno se pregunta por qué el título tiene “y vacaciones” es sencillamente porque a mí, ir de monitor aunque sea un trabajo cansado y arduo, me parecen unas vacaciones geniales para recargar las pilas.