Las cosas buenas vienen de repente, sin avisar y sin esperarlas demasiado. Estas dos últimas semanas me ha ocurrido algo que no esperaba, y es que he conseguido trabajo, más concretamente, como Consultor Marketing digital en The Cocktail, una gran empresa mayoritariamente en Madrid y que tiene grandes proyectos tanto a su espalda como entre manos.

¿Qué ha supuesto este cambio? Pues, por ahora, que me he venido a vivir a Madrid. El cambio no está siendo sencillo, pero pese a que siempre he dicho que no me gustan las ciudades grandes, creo que puedo cambiar mi óptica y, con el tiempo, disfrutar de esta gran capital. Entre fiestas, mudanza y adaptación al trabajo estos últimos días han sido una locura. Una locura buena, aunque al fin y al cabo una locura.

He salido de la seguridad que me daba Pontevedra para aventurarme en un camino que espero que dure mucho tiempo. No va a ser sencillo pero nadie dijo que los cambios lo fueran. Espero que esta nueva etapa me de muchas satisfacciones y alegrías. Seguiremos informando.