Este sábado hemos asistido al nombramiento de miles de nuevos alcaldes a lo largo de toda España. Mareas, agrupaciones ciudadanas, marcas blancas de Podemos… todas estas agrupaciones políticas han conseguido algo que hacía años que no veíamos: cientos de ciudadanos saliendo a vitorear a sus cargos electos.

Mucho se ha escrito sobre el futuro que le aguarda a este nuevo giro que ha dado el mundo de la política nacional. No soy analista político (ni lo quiero ser), pero si hay una cosa que tengo clara ante este nuevo rumbo que parece que vamos a tener en la mayoría de las instituciones: nos hemos devuelto la ilusión.

Hablo en primera persona del plural porque esto lo hemos conseguido todos nosotros. A base de tweets, de protestar, de ir a manifestaciones y de trasladar el mensaje de que queremos una política que creemos que se puede hacer de otra manera.

Ante este gran deseo global tengo otro dirigido a nuestros nuevos dirigentes: no nos falléis. La política desde la barrera se ve muy sencilla, pero cuando metes las manos en la masa todo se complica da manera exponencial. Tomaos las cosas con calma, no os dejéis contaminar y mirad siempre hacia adelante, hacia los que estábamos antes debajo de los políticos y que ahora queremos estar delante, delante vuestra para que llevéis nuestras instituciones y nuestra política donde debe estar: del lado de los ciudadanos.

Estamos ante una oportunidad única de dar un giro a nuestro país y vosotros sois nuestros primeros adalides. Quizás no tenéis la mejor de las experiencias en este tortuoso mundo, pero tenéis la ventaja de tener la ilusión del pueblo de vuestro lado. Y eso, es algo que hace mucho tiempo que no está presente en las insituciones.

Foto: Victoriano Izquierdo