El nombre de Pontevedra ha vuelto a saltar en todos los medios nacionales por la aprobación, por el pleno del Ayuntamiento de Pontevedra, como persona non grata a Mariano Rajoy Brey, actual presidente del Gobierno en funciones.

Entender por qué esta propuesta realizada conjuntamente por el PSOE y Marea Pontevedra (y apoyada por el Bloque Nacionalista Galego) es complicado si no se conoce la situación actual de Pontevedra. Aquí tenéis cuatro cuestiones para comprender el por qué de esta propuesta y su aprobación

ENCE: 60 años más

ENCE es una fábrica de pasta de papel que se instaló en 1958 gracias a una concesión ministerial otorgada por el Instituto Nacional de Industria. Está situada en la entrada de la Ría de Pontevedra y separa las localidades de Pontevedra y Marín en un terreno de decenas de hectáreas. Como cualquier industria, ENCE es contaminante y, aunque ha mejorado a lo largo de los años, está situada en un terreno demasiado cercano a los núcleos de población lo que la convierten en algo perjudicial para la sociedad.

El terreno en el que está instalado el enorme complejo le fue cedido en tiempos del franquismo mediante una orden ministerial (ya que de aquellas era una empresa publica), la cual caducaba en 2018 y fue extendida por 60 años más hace tan sólo un par de semanas. Esta prórroga (¡de 60 años!) fue concedida mediante un trámite administrativo que, aparte de haberse resuelto en tiempo récord, la forma de hacerlo será ilegal en menos de un mes debido a una normativa europea.

Esta prórroga fue algo tan polémico que consiguió que se hiciera una de las manifestaciones más grandes de los últimos años en Pontevedra, congregando en contra de la pastera a más de 15.000 personas por las calles de la ciudad.

Rajoy: pontevedrés en funciones

Pese a que Mariano Rajoy Brey nació en Santiago de Compostela, él siempre ha dicho que se siente pontevedrés. Vivió aquí mucho tiempo y, siempre que puede, viene a pasar las vacaciones ya sea para ver las corridas de toros, veranear en Sanxenxo o disfrutar de la gran ciudad que es Pontevedra.

Nunca ha escondido la devoción que siente por la ciudad, por lo que esta decisión se ha sentido como una gran traición a la ciudad, ya que ha hipotecado el futuro de generaciones al permitir que ENCE esté 60 años más en la Ría. Y si esto no fuera poco, el trámite se decidió con un gobierno en funciones, una resolución todas luces irracional que elevó aún más el enfado de los pontevedreses.

¿Quién lo ha promulgado?

Pese a que el gobierno local presidido por el Bloque Nacionalista Galego (12 escaños) siempre manifestó su posición en contra de la permanencia de ENCE, fue el PSOE (3 escaños) y Marea Pontevedra (2 escaños) los que propusieron en comisión el votar la resolución para declarar a Mariano Rajoy persona non grata en la ciudad. Esta propuesta fue apoyada en la comisión por el representante del BNG, así como votada a favor por los tres partidos y con votos en contra de Partido Popular (7 escaños) y Ciudadanos (1 escaño).

rajoypersonanongrata

¿Qué implicaciones tiene declarar a Rajoy persona non grata?

Ninguna… o casi. Un gobierno local no tiene competencias en cuestiones diplomáticas de este calibre, por lo que la declaración de persona non grata es un simple símbolo para demostrar la opinión de los partidos mayoritarios en contra de la decisión, por parte del gobierno en funciones, de mantener a ENCE en su localización.

Y digo casi porque esta declaración ha provocado una gran cantidad de publicidad, consiguiendo que el tema de la decisión del gobierno salga en todos los medios nacionales (y alguno internacional).

Foto: Alberto Graña / PontevedraViva