Tiempo Libre

Cuatro de cuatro

by

El equipo de la segunda quincena de Agosto. Son más guapos de lo que parece en la foto

Mi trabajo de verano como monitor de campamento acabó el 29 de agosto, pero por culpa de tener un examen el pasado jueves y la falta de inspiración para escribir, no lo he hecho hasta ahora.

Creía que esta última quincena (docena más bien) iba a ser la peor, que iba a estar demasiado cansado y saturado para poder hacer el trabajo correctamente. Lo cierto es que el primer día fue así, pero después de darme cuenta del increíble equipo de monitores que tenía a mi lado y el genial grupo de acampados que había, todo fue a mejor.

El grupo de acampados fue algo que me sorprendió. En todo el verano tuvimos grupos de lo más variopinto, unos muy buenos, otros no tanto, que entraban en las actividades, que pasaban un poco… pues este último fue lo mejor de lo mejor. Se portaron excelentemente bien, entraron siempre en todas las actividades, eran super cariñosos y amigables y siempre estaban todos con una sonrisa y dispuestos a hacer lo que les dijéramos. A los días llegamos a la conclusión que eran tan buenos porque en esta época, los únicos chavales que van son los que no han suspendido y no van a septiembre, por lo que era más o menos normal que fueran tan buenos.

Así que no he tenido mejor final para todo un verano trabajando como monitor. Ahora es cuando echo de menos esas instalaciones de las que estaba un poco saturado, cuando añoro a mis compañeros y a esos chavales que tan buen sabor de boca me han dejado. Pero hay una cosa que echo mucho de menos, el mar. Salíamos al mar todos los días y lo teníamos al lado, por lo que estar ahora en la ciudad y no verlo todos los días me da mucha morriña.

¿Cómo valoro la experiencia? Pues genial e irrepetible. No me arrepiento haber perdido todo el verano por trabajar con chavales, ya que le cansancio y el estrés, cuando estás haciendo algo que te gusta, no se notan.

Tres de cuatro

by

Dedos de unos acampados (no puedo sacar sus caras)

Ayer terminé oficialmente el tercer campamento de los cuatro que iba a hacer este verano y aunque aún me quedan 12 día, creo que ya puedo sacar conclusiones y decir que estoy bastante satisfecho con lo que he hecho durante mes y medio.

Echando la vista atrás y al artículo donde contaba los miedos que tenía, creo que los he superado con una nota bastante alta.

Para empezar, trabajar como iniciador de piragüismo me ha encantado. He enseñado a los chavales una actividad que me encanta y creo que lo he hecho bastante bien, ya que no he recibido ninguna queja por parte del equipo ni del director del campamento. Como nota negativa podría poner que mi actividad es la que menos valoran los chavales, pero viendo lo malo que es el material que tenemos (los kayak pesan muchísimo y son muy malos), es bastante lógico que lo hayan hecho.
Continue Reading

Adiós verano, hola trabajo

by

Iba a poner una playa con chicas guapas, pero quizás me llamáis depravado

Mis vacaciones empezaron oficialmente esta semana y acaban en poco más de una semana y media. Los que trabajéis estaréis pensando que es algo de lo más normal, pero los que sois estudiantes como yo estaréis poniendo cara rara por lo que digo ¿verdad? Pues así es, pese a ser un estudiante universitario, este año no voy a tener vacaciones de verano ¿por qué? Pues porque tengo trabajo.

Gracias a ser monitor de tiempo libre e iniciador de piragüismo me han ofrecido ni más ni menos que cuatro campamentos emplazados entre julio y agosto. Me pensé bastante en aceptarlos todos (en principio solo iba a dos), pero al final lo he hecho porque creo que va a ser una buena oportunidad para mí. Una buena oportunidad porque es el momento de meterme de lleno en los campamentos de la Xunta de Galicia y conocer aún más gente que trabaja el tiempo libre, y también una buena oportunidad por el dinero. No es que lo necesite urgentemente pero nunca viene mal, y estar prácticamente dos meses cobrando decentemente y sin ningún gasto, pues es algo a considerar.

¿Y cuándo estudiarás? Eso fue lo mismo que me pregunté a mí mismo antes de aceptar. Pero después de saber que los campamentos son de once días (decisiones extrañas de la Xunta) y que tengo dos días libres por campamento, la situación se volvió más sostenible para poder estudiar de cara a la última convocatoria de Septiembre (el año que viene tendremos Julio).
Continue Reading

Una Semana Santa diferente

by

Los que me sigáis por este blog o en los otros en los que escribo seguramente os habréis dado cuenta que esta Semana Santa he estado casi completamente desconectado.

La razón ha sido simple, me he ido toda la semana a un curso de especialización de piragüismo dirigido a monitores de tiempo libre. Han sido siete días geniales, con bastante cansancio pero con una energía que me ha cargado las pilas para un buen tiempo.

He conocido a gente increíble, he aprendido muchísimo y lo más importante he hecho algo diferente. Hace unos días comentaba que me encontraba como estancado, pues bien, creo que este ha sido un primer paso para cambiar un poco mis hábitos y hacer cosas nuevas que me aporten lo máximo posible. Y si estas cosas, me completan el currículo de cara a trabajar como monitor de tiempo libre, pues mejor que mejor ¿no?

Ya soy monitor de tiempo libre

by

Después de una dura batalla entre mi memoria de prácticas, mi tutora, la escuela de tiempo libre y mi paciencia, ya soy oficialmente monitor de tiempo libre. Pese a haber trabajado ya múltiples veces como monitor no tenía aún el título (la ley contempla la colaboración de personas sin título si existe un ratio adecuado entre acampados y monitores).

Ahora ya lo tengo y ya lo puedo lucir, cosa que estoy haciendo estos días debido a que estoy en un campamento urbano en un pueblo a las afueras de Santiago de Compostela que me está dejando absolutamente derrotado, ya que entre los niños y las actividades y que se nos ocurrió hacer el Camino de Santiago desde el pueblo (son más de 20 kilómetros), pues estoy convertido en una especie de vegetal que necesita descanso este fin de semana.

Es por este trabajo y porque no he podido conectarme nada (a no ser a través de la HTC Magic) a la red por lo que no he escrito, pero ahora que he conseguido conectarme a través del módem 3G de Simyo, ya podré estar al día de todo y escribir por aquí. Eso sí, no intentéis localizarme por las mañanas, ya que en esos momentos estoy rodeado de pequeñas criaturas a las que tengo que hacérselo pasar bien.

El sabor de Cruzcampo

by

En la anterior entrada sobre la cerveza he comprobado que tengo muchos lectores cerveceros, y he comprobado tambien que muchos de vosotros renegáis totalmente de la cerveza Cruzcampo, diciendo que es una cerveza floja y sin sabor. Yo también pensaba eso hasta que la probé en otro lugar que no fuera Galicia.

Sonará raro, pero cuando viajo al sur, mayormente a Sevilla, no suele haber otra cerveza barata diferente de Cruzcampo, por lo que es casi obligado pedirla si te vas a tomar unas cuantas. Lo curioso es que la cerveza no sabe para nada igual que como sabe aquí, ya que la Cruzcampo del sur es una cerveza bastante bebible, con sabor y con cuerpo que cumple el cometido de una cerveza, quitarte la sed con su sabor a cebada.

Desconozco cual es la razón de este cambio de sabor, puede ser la fabricación de la cerveza, el clima o que yo pierdo el sentido del gusto cuando viajo, pero os puedo asegurar que la Cruzcampo no sabe a pis en el sur, sino, haced la prueba cuando viajeis y me contais.

La cerveza, mejor en caña

by
20060609122309-matematicasopti

Siempre que entro a un nuevo local donde sirven bebidas (llamémosle “bar” por defecto) siempre me fijo si sirven cerveza de barril, más comunmente llamada de caña, y si lo hacen que cervezas tienen a mi disposición en ese formato. No lo puedo evitar, soy un cervecero nato que le gusta la cerveza de todos colores y sabores, pero solo si me la sirven en caña.

Me gusta la cerveza de barril y no de otra forma, no me la pongas en lata porque me sabrá a aluminio y no la querré, y no me la pongas en botella porque tendrá demasiado gas y no podré acabármela debido a que quedo hinchado. En caña me sabe mejor, no sé si es porque es como hay que servirla o que, pero si puedo evitar tomar una cerveza en otros formatos lo hago, aunque a veces hay situaciones como la de estar viendo un partido de fútbol (situación en la que es obligatorio tener cervezas delatne) en casa de un amigo que es inevitable hacer uso de la botella. Si es que si unos de sus supuestos inventores, los mesopotámicos, tomaban ya la cerveza en caña para no aspirar los trozos de pan, el cual fermentaban para obtener la cerveza, es por algo ¿no?

Así que si queréis hacerme feliz, ya sabéis, solo tenéis que invitarme a una caña, y si es una Paulaner de trigo bien fría mejor que mejor. ¿Y tú que prefieres?

15 días increíbles

by

Como muchos sabréis, este año me propuse hacer el curso de monitor de tiempo libre y lo terminé hace ya unos meses (en Mayo creo que fue), por lo que después de la teórica tocaba hacer la parte práctica, que consiste o en 250 horas o 15 días intensivos en un campamento. Yo opté, obviamente, por la segunda opción, ya que me atraía más un campamento intensivo y porque la organización donde hice el curso (Cáritas Santiago) tiene un campamento del que me habían hablado maravillas.

El campamento al que fui se llama, coloquialmente, Arnela y está situado pasando Porto do Son. Llevamos a más dce 40 niños de 14 a 18 años de todas las partes de Santiago de Compostela y alrededores y he de decir que ha sido una de las mejores experiencias de mi vida.

Cuando la gente ve Gran Hermano y no se explica como puedes cogerle cariño a una persona en tan poco tiempo es porque nunca ha ido a un campamento. No sé si es por estar las 24 horas del día juntos, o porque vas predispuesto a conocer gente y pasártelo bien o qué, pero en esos 15 días los 40 chavales se han convertido en mis niños y será así para siempre, incluso cuando se hagan mayores y algunos de ellos se hagan monitores y trabajen conmigo.

Y ya no puedo recordar más el campamento, porque si lo hago más me emociono y no es plan de llorar más, que un día de estos me voy a deshidratar si me descuido.

Banda Sonora: Cuando me vayaMelocos y Natalia de La 5ª Estación (cosas de las acampadas)