#campa agosto

Cuatro de cuatro

by

El equipo de la segunda quincena de Agosto. Son más guapos de lo que parece en la foto

Mi trabajo de verano como monitor de campamento acabó el 29 de agosto, pero por culpa de tener un examen el pasado jueves y la falta de inspiración para escribir, no lo he hecho hasta ahora.

Creía que esta última quincena (docena más bien) iba a ser la peor, que iba a estar demasiado cansado y saturado para poder hacer el trabajo correctamente. Lo cierto es que el primer día fue así, pero después de darme cuenta del increíble equipo de monitores que tenía a mi lado y el genial grupo de acampados que había, todo fue a mejor.

El grupo de acampados fue algo que me sorprendió. En todo el verano tuvimos grupos de lo más variopinto, unos muy buenos, otros no tanto, que entraban en las actividades, que pasaban un poco… pues este último fue lo mejor de lo mejor. Se portaron excelentemente bien, entraron siempre en todas las actividades, eran super cariñosos y amigables y siempre estaban todos con una sonrisa y dispuestos a hacer lo que les dijéramos. A los días llegamos a la conclusión que eran tan buenos porque en esta época, los únicos chavales que van son los que no han suspendido y no van a septiembre, por lo que era más o menos normal que fueran tan buenos.

Así que no he tenido mejor final para todo un verano trabajando como monitor. Ahora es cuando echo de menos esas instalaciones de las que estaba un poco saturado, cuando añoro a mis compañeros y a esos chavales que tan buen sabor de boca me han dejado. Pero hay una cosa que echo mucho de menos, el mar. Salíamos al mar todos los días y lo teníamos al lado, por lo que estar ahora en la ciudad y no verlo todos los días me da mucha morriña.

¿Cómo valoro la experiencia? Pues genial e irrepetible. No me arrepiento haber perdido todo el verano por trabajar con chavales, ya que le cansancio y el estrés, cuando estás haciendo algo que te gusta, no se notan.

Tres de cuatro

by

Dedos de unos acampados (no puedo sacar sus caras)

Ayer terminé oficialmente el tercer campamento de los cuatro que iba a hacer este verano y aunque aún me quedan 12 día, creo que ya puedo sacar conclusiones y decir que estoy bastante satisfecho con lo que he hecho durante mes y medio.

Echando la vista atrás y al artículo donde contaba los miedos que tenía, creo que los he superado con una nota bastante alta.

Para empezar, trabajar como iniciador de piragüismo me ha encantado. He enseñado a los chavales una actividad que me encanta y creo que lo he hecho bastante bien, ya que no he recibido ninguna queja por parte del equipo ni del director del campamento. Como nota negativa podría poner que mi actividad es la que menos valoran los chavales, pero viendo lo malo que es el material que tenemos (los kayak pesan muchísimo y son muy malos), es bastante lógico que lo hayan hecho.
Continue Reading

Adiós verano, hola trabajo

by

Iba a poner una playa con chicas guapas, pero quizás me llamáis depravado

Mis vacaciones empezaron oficialmente esta semana y acaban en poco más de una semana y media. Los que trabajéis estaréis pensando que es algo de lo más normal, pero los que sois estudiantes como yo estaréis poniendo cara rara por lo que digo ¿verdad? Pues así es, pese a ser un estudiante universitario, este año no voy a tener vacaciones de verano ¿por qué? Pues porque tengo trabajo.

Gracias a ser monitor de tiempo libre e iniciador de piragüismo me han ofrecido ni más ni menos que cuatro campamentos emplazados entre julio y agosto. Me pensé bastante en aceptarlos todos (en principio solo iba a dos), pero al final lo he hecho porque creo que va a ser una buena oportunidad para mí. Una buena oportunidad porque es el momento de meterme de lleno en los campamentos de la Xunta de Galicia y conocer aún más gente que trabaja el tiempo libre, y también una buena oportunidad por el dinero. No es que lo necesite urgentemente pero nunca viene mal, y estar prácticamente dos meses cobrando decentemente y sin ningún gasto, pues es algo a considerar.

¿Y cuándo estudiarás? Eso fue lo mismo que me pregunté a mí mismo antes de aceptar. Pero después de saber que los campamentos son de once días (decisiones extrañas de la Xunta) y que tengo dos días libres por campamento, la situación se volvió más sostenible para poder estudiar de cara a la última convocatoria de Septiembre (el año que viene tendremos Julio).
Continue Reading