facebookseguridad3

Si eres, como yo, de los que se pasan mucho tiempo conectado a Internet es inevitable que tengas un perfil o varios en alguna de las redes sociales más utilizadas, ya se llame Facebook, Tuenti u OLA K ASE. En la mayoría de estas redes elegimos quién puede leer nuestras actualizaciones, nuestros estados, nuestra información… vamos, nuestra vida social. Yo soy una de esas persona que intenta cuidar lo que aparece de él en las redes sociales.

Para cuidarme en las redes sociales normalmente hago un control periódico de quién tengo entre mis contactos. Aunque mi intención es siempre clasificar los contactos, normalmente lo que acabo haciendo es borrar a gente con la que ya no tengo la relación que tenía cuando la acabé teniendo como contacto. De un tiempo a esta parte me he encontrado con un tipo de gente que a mi me gusta llamar los cotillas sociales.

¿Quiénes son estas personas? Pues gente que no utiliza para sí mismo las redes sociales pero sí para los demás. Me explico. Un cotilla social es una persona que utiliza únicamente la red social (Facebook o la que sea) para saber de los demás. No actualiza su estado, no deja subir fotos suyas, no comenta en absoluto en ningún lado y ni tan siquiera pone “Me gusta” a alguna actualización tuya. No hace nada excepto ver todo lo que hacen los demás.

Y a mí esta gente me molesta. Me molesta mucho. Para mi, tener a alguien como contacto en una red social es una relación recíproca. Yo te cuento mi vida pero tú también cuéntame la tuya. Si no ¿para qué somos contactos en esa red social? He llegado a la conclusión que en realidad estos cotillas sociales no se interesan realmente por ti, si no que se alimentan de saber la vida de los demás porque tienen un espíritu voyeur muy desarrollado.

¿La mejor solución para estos cotillas sociales? Borrar y no mirar atrás.