Luces

Mis veranos infantiles siempre giraron en torno a un pequeño pueblo cerca de Vilagarcía de Arousa llamado Cea. En él pasaba los tres meses de época estival con mis primos, abuelos y padres esporádicamente. Allí tenía lo que todo niño podría desear: una finca grande donde jugar al fútbol y tirarte cuando quisieras, unas calles […]